Patio de actores


Con la obra Prometeo Olvidado, Laura Yusem y Clara Pando

El Titán Prometeo roba el fuegoa los dioses y se lo entrega a los hombres. Como castigo Zeus, titánico señor del Olimpo, ordena encadenarlo a una roca en un lugar solitario y apartado. Hefesto y sus acólitos son los encargados del procedimiento.
Un Coro de Oceánides, hijas de Océano, llega al lugar del suplicio para lamentarse con él.
Prometeo relata al Coro los beneficios que la humanidad ha recibido junto con el fuego. En primer lugar las esperanzas ciegas y, además, la capacidad de construir casas, carros y barcos, de distinguir la alternancia de las estaciones y el día de la noche, de extraer minerales de la tierra , de curar enfermedades e interpretar los sueños y de conocer el movimiento de los astros, el número y las letras.Océano, enviado de Zeus, lo visita pero fracasa en su intento de lograr una tregua ya que el titán que no declina su orgullosa actitud ni se arrepiente de su acto.
En su enloquecida carrera por la tierra, bajo la apariencia de una vaca y perseguida por un tábano, irrumpe la joven doncella mortal, castigada también por haber sido objeto de deseo de Zeus. Prometeo, conocedor del futuro, le revela el itinerario que deberá seguir y le anticipa que de su progenie, y luego de varias generaciones, nacerá su propio salvador . Por último se presenta Hermes, quien intenta obtener del Titán el nombre de aquél que destronará a Zeus. Prometeo se niega a dar la información. El dios-mensajero parte, pero antes le anuncia un nuevo tormento: se hundirá en la roca, tras un largo período reaparecerá y un águila devorará su hígado perpetuamente renovado.
Así, con el inicio de un terremoto en el que se precipitan Prometeo y el Coro, culmina la tragedia.
Y mucho, mucho tiempo después, en otro lugar, comienza Prometeo olvidado...

 

 

 

 

 

 

 

 

En: Patio de Actores - Lerma 568 - TE: 4 772-9732

 

 

arteUna - Todos los derechos reservados. Registro a la propiedad intelectual N.706.777