Los portones de la Escuela de Mecánica de la Armada abiertos bajo el sol de marzo.

(“La escritura o la vida”. Jorge Semprún)
Por Patricia Carini
Extracto del Himno Nacional Argentino, versión del músico Charly García , con el que se abrió el acto del 24 de marzo 2004 y las puertas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) MP3 / 1MB (Letra Vicente López y Planes, Música Blas Parera)

 

Tan ayer y no es ayer. Atravesamos el umbral, hierro, fuego y dolor. Sin embargo está abierto.

Hoy la defensa de los derechos humanos es política de Estado. A los asesinos el presidente de la Nación los nombra con su nombre verdadero: asesinos tenebrosos.
Y pide perdón en nombre del pueblo que representa. Bien que hace.
Dar el ejemplo poniendo palabras a lo callado.

Hablo de un mediodía abrazador y abrasador en Buenos Aires. Las puertas del cuartel adonde marinos argentinos asesinaron, torturaron, violaron, robaron bebés... hicieron lo que no imagina un ser humano pueda hacerle a otro fueron abiertas.
Solo la vereda parecía posible de ser vista, recorrida y fotografiada.

Mas tarde intuí que con un paso podía entrar al peor escenario. Me dio terror. Comparable a una pesadilla con su significado de dolor y pérdida. Y de allí casi nadie sale sano.
Pero caminé. Atravesé. Ya estaba adentro del lugar. Un lugar inimaginable de una realidad horrible. Pensé en los bebés nacidos en alguno de los edificios que recorro ahora que hoy regresaron aquí ya como una mujer y un hombre a dar testimonio y decir: no olviden.
Pensé también en los mayores que no sabían . Y en los que sí sabían y no podían hacer más que soportar.
Y pensé finalmente: dejamos atrás una parte de la barbarie sin embargo aún falta mucho por reparar.

2004.

“La escritura o la vida. Jorge Semprun”.

Marcas, cicatrices y señales. Dolor, memoria y holocausto argentino.
Palabras que nombran a 28 años del golpe militar lo que suponemos ocurrió en la memoria colectiva

 

arteUna - Todos los derechos reservados. Registro a la propiedad intelectual N.706.777